Go to Top

Con éxito terminan prácticas de estudiantes secundarios en el AMTC

Con un balance mayormente positivo, el viernes 11 de septiembre finalizó la semana de prácticas laborales que cinco alumnos de segundo medio del Colegio Epullay realizaron en el AMTC, tutelados por investigadores y académicos del Centro.

Durante los cinco días de trabajo los estudiantes adquirieron conocimiento de primera mano sobre las disciplinas que se estudian en el Centro, así como sobre trabajo científico real en un entorno profesional.

tomas-javier-andreina-2Tomás Ernst y Javier Poblete trabajaron con la Dra. Andreina García en el área de tecnología de desalinización de agua mediante membranas, y en ese contexto fabricaron sus propias membranas, las que pusieron a prueba con éxito en una planta desalinizadora en miniatura para estas experiencias. “Fue una semana bien larga, pero aprendimos bastante, se notaba la experiencia de la gente que hay acá, que te facilitaba un poco el trabajo. Tratamos de buscar las actividades más simplificadas, por así decirlo, para que fuera lo más práctico posible”, dice Tomás.

Y si bien la labor no estuvo exenta de dificultades (“Había distintos trabajos que necesitaban agujas o pasar líquidos arriba de ciertas sustancias, a veces uno presionaba mucho y se rompía todo, y tenías que hacerlo todo de nuevo”, cuenta Tomás), la conclusión fue satisfactoria, según la Dra. García: “A medida que fuimos avanzando vimos a dos niños bien interesados por el tema, bien dinámicos y participativos en el laboratorio. Para mí, parte de la importancia de la actividad era que ellos se involucraran en el proceso, que lograran hacerlo con sus propias manos y permitirles tener el acceso a los materiales, a los equipos, a hacer la reacción química y entender por qué está ocurriendo. Entonces creo que tanto para ellos como para nosotros fue positivo, porque logramos ver desde la óptica de estudiantes de bachillerato cómo pueden enfrentar los problemas científicos como lo hacemos los que estamos en un nivel un poco más arriba”.

ignacio-parada-2Ignacio Parada trabajó con robots NAO, específicamente con un software de simulación para entender cómo programar al autómata con diversas tareas y ejecuciones, lo que lo hizo acercarse más a una real experiencia de trabajo científico.

Nicolás Ortiz estuvo a cargo del investigador Carlos González en el laboratorio ALGES, realizando pruebas en los programas computacionales de geoestadística que utilizarán los investigadores. Así describe su experiencia: “Fue muy grato, me ha entregado un montón de conocimientos y de herramientas que yo creo me van a ser útiles. Fue muy agradable tanto el trabajo que hubo como las cosas que hice, creo que estuvo bien dirigido, fue una oportunidad propia para descubrir cómo se vive esta realidad que era algo nuevo para mí, este ambiente de trabajo”. Y lo que más gustó hacer: “Fue el desarrollo de las tablas y de los modelos de geoestadística con los que yo trabajé en el software UFO, son modelos tridimensionales, estuve trabajando datos y aplicando distintas herramientas”.

nicolas-ortiz-2Carlos González tiene también una evaluación positiva de la actividad: “Nicolás ha sido un gran aporte para el equipo, es un muchacho súper comprometido y motivado por lo que está haciendo. Nos hizo hartas preguntas, se motivaba por el software que estaba ocupando y todo lo que le pedimos que nos ayudara lo cumplió súper bien”.

Y en el laboratorio de imágenes hiperespectrales, Cristóbal Stuardo se dedicó a escanear digitalmente muestras minerales y a aprender nociones básicas de análisis hiperespectral. “Aprendí bastante, y me motivó mucho para seguir este camino, me motivó para ser geólogo. Me gustaron mucho las imágenes hiperespectrales, escanear los minerales, y poder etiquetar las imágenes”. Su tutora, la tesista de magister Valentina Hanna, expresa su satisfacción con el trabajo hecho: “Me pareció excelente su motivación a trabajar, salió todo súper bien, yo creo que él se llevó una muy buena impresión, al menos me dijo que entró con las ganas de estudiar geología y que salió con las ganas de estudiar geología, así que me parece que fue buena la actividad que hicimos”.

cristobal-stuardo-y-valentina-hanna-2¿Y qué opinión tienen los estudiantes sobre este programa de pasantías? Javier Poblete: “Yo encuentro que es muy bueno porque te ayuda a saber lo que quieres estudiar, o si crees que te gusta algo, lo vas a probar y no te gusta, ahí te sirve para ubicarte en lo que quieres”. Tomás Ernst: “Eso es lo bueno de este programa: te puede gustar algo, como por ejemplo hacer cálculos, pero cuando uno ya lo pone más en la práctica tal vez te puede gustar más o incluso puede dejar de gustarte. Uno recibe una mirada distinta a lo que creías que era”. Ignacio Parada: “Es bastante bueno, porque es una experiencia muy distinta a la del colegio, que no se hace hasta llegar a la universidad, y ahora la podemos tener antes”. Nicolás Ortiz recomendaría la experiencia, “pero tendrían que ser personas con un cierto interés por lo que viene siendo desde la informática hacia el área más asociada a la computación, porque a pesar de que esto es ingeniería, se trabaja en temas que están asociados a la geología. Yo lo recomendaría a cualquier persona, pero que esté interesada en el área de la computación, la edición digital, el uso de software y la programación. Entonces tiene que ser una persona con ese interés, con ese gusto, porque si no le sería infinitamente aburrido.” Cristóbal Stuardo: “Siento que es bueno porque así uno está más preparado y tiene más experiencia sobre lo que quiere estudiar, y si vas a una parte que creías que te gustaba y ves que no te gusta, tienes tiempo para arrepentirte y ver otras cosas que puedes hacer más adelante, en vez de meterte a una carrera y recién ahí darse cuenta de qué es lo que quieres hacer.”

Los tutores también entregaron su opinión. Andreina García: “A mí me parece súper positivo, es la primera vez que participo, así que para mí también fue un desafío tratar de entender cuál era el alcance de la actividad, y entiendo que la intención era darles a ellos la responsabilidad de tener una semana de labores extraacadémicas, pero yo creo que fue positivo en el sentido de que fue una semana llena de responsabilidades y poder concretar al final en un producto que haya sido generado en una semana de trabajo para ellos fue fructífero”. Carlos González: “Es súper interesante en realidad que los estudiantes, desde pequeños, tengan algunas experiencias relacionadas con el mundo laboral, sobre todo porque les facilita la elección de lo que quieren hacer más adelante, en el sentido de que, por lo general, los jóvenes cuando salen de cuarto medio tienen que elegir una carrera sin tener mucha idea de qué es lo que hacen una vez que están trabajando. Al contrario, si desde que están en el colegio realizan experiencias laborales con profesionales, pueden tener mucha más claridad sobre lo que quieren hacer o sobre lo que les gustaría hacer, porque ya van a estar enfrentados al medio”. Valentina Hanna: “Me pareció muy interesante porque generalmente los colegios no tienen estas actividades. Es bueno que los niños en el colegio, antes de tomar la decisión de qué van a estudiar, tengan mayor cercanía con lo que hacen profesionales o qué se hace en el rubro de interés de ellos”.



Imprimir esta noticia Imprimir esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *