Go to Top

El robot Bender será parte del elenco de la ópera “Orfeo”

El robot de servicio Bender, del DIE de la FCFM y del Advanced Mining Technology Center (AMTC) será uno de los actores de la ópera “Orfeo” que se presentará en el Teatro Oriente de Santiago el 29 y 30 de septiembre y en el Teatro Regional de Rancagua el 1 de octubre. La producción está a cargo del teatro de la Región de O’Higgins, que pretende montar la obra, una de las primeras óperas de la historia, en un estilo vanguardista.

La idea de Marcelo Vidal, director de la ópera y del Teatro Regional de Rancagua, es dar vida a Bender para que sea parte del elenco de “Orfeo” en el papel de Himeneo, dios griego del matrimonio, y luego como cuidador del dios Orfeo en el inframundo.

“Orfeo” tendrá alrededor de 100 artistas en escena, provenientes de Italia, Suiza, Argentina y Chile, todos bajo la dirección musical del maestro Eduardo Egüez y quienes se presentarán junto con el principal ensamble de bronces francés, Les Sacqueboutiers de Toulouse, y la Orquesta Nuevo Mundo. En los papeles principales estarán el barítono Patricio Sabaté como Orfeo, la mezzosoprano Evelyn Vergara como Eurídice y la mezzosoprano Luciana Mancini como la Esperanza. Con esta ópera en Rancagua se da inicio a la celebración de los 450 años del natalicio de Claudio Monteverdi, autor de la obra, escrita en 1607.

Bender en los ensayos de "Orfeo".

Bender en los ensayos de “Orfeo”.

Bender nació en los laboratorios de la FCFM en 2007. Fue concebido como robot de servicio, es decir, pensado para poder asistir a personas enfermas, adultos mayores o cuidar niños. Posee un torso antropomórfico con brazos, cabeza y una plataforma móvil. Puede detectar y reconocer personas; detectar, reconocer y manipular objetos; expresar emociones como tristeza, alegría y enojo; esquivar obstáculos, y planificar rutas para desplazarse de un lugar a otro. Posee tres computadores integrados, reconocimiento y sintetizador de voz, una cámara, láseres, un sensor térmico y un sistema Kinect. Ha participado nueve veces del torneo internacional RoboCup@Home, con excelentes resultados. Quienes trabajan constantemente en él son el equipo Homebreakers, formado por alumnos de pre y postgrado de la FCFM.

¿Por qué convocar a Bender a ser parte de este montaje, que a primera vista parece ajeno a elementos tan tecnológicos como un robot? Según Marcelo Vidal, la idea nació del diseño de la escenografía, una gran estructura metálica de aspecto industrial, que a su vez surgió de los recursos con que cuenta el teatro: la mayor parte son restos de otras obras allí presentadas. Esto dio origen a que el inframundo, donde transcurre la obra, fuera representado por una máquina “postmodernista”. “Pero para hacer funcionar una máquina no queríamos a un ser humano sino que a otra máquina. Y ahí aparece el robot capaz de hacer funcionar la máquina, porque esta máquina no solamente es una escenografía rígida: se abre, se cierra, tiene pantallas por donde vamos a expresar emociones, se mueve sola. Entonces esto tiene que ser manipulado por alguien y quien lo puede hacer mejor que un humano es alguien que sea parte de la máquina y a la vez un nexo con el ser humano: precisamente un robot. Podría haber sido uno a control remoto, pero cuando descubrimos que había un proyecto como Bender, el primer robot pensado en un uso doméstico, fuimos consultando, y la mejor opción en Chile era él”, explica Vidal.

El director del Teatro Regional de Rancagua, Marcelo Vidal; el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto; el director musical de "Orfeo", Eduardo Egüez, y la arpista Chiara xxxx.

El director del Teatro Regional de Rancagua, Marcelo Vidal; Bender; el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto; el director musical de “Orfeo”, Eduardo Egüez, y la arpista italiana Chiara Granata.

¿Y cómo reaccionaron el elenco y los músicos al saber que trabajarían con Bender? Patricio Sabaté no lo ve como algo tan revolucionario: “En realidad no es muy alejado de las cosas de la escena de hoy en día. Si tú ves ópera alrededor del mundo te vas a dar cuenta de que en más de alguna se utilizan máquinas. No está muy lejos de lo que hoy en día se hace, y las bondades de la temática de la mitología nos permiten poner la escena en un espacio y tiempo inexistente o idealizado o futurista o de cualquier siglo. La mitología permite jugar un poco más.”

En esto concuerda Eduardo Egüez, el director musical y parte de la orquesta de “Orfeo”: “Para mí, como estoy acostumbrado a todo, dese puestas en escenas muy históricas y filológicas a puestas en escena muy modernas, me sorprendió el hecho de que hubiera un robot, pero no me desalentó. No fue un ‘Uy, cómo puede ser, un robot, informática en una obra del siglo XVII’, lo acogí con muchísimo entusiasmo”.

“Es fantástico que la gente esté haciendo más conocidos a los robots y que esté tratando de incluirlos en otras áreas como las artes. Me parece genial que después los niños que vean la obra van a encontrar los robots lo más normal del mundo”, opina Luz Martínez, estudiante de doctorado en robótica de la FCFM y capitana de Homebreakers. “Va a ser algo novedoso, nunca he visto en Chile una obra donde salgan robots, y encuentro que a todos les va a llamar mucho la atención y a lo mejor va a incrementar el público por tratar de ver robots de verdad haciendo algo que deberían hacer humanos. Y los niños que vayan a ver la obra, quizás desde ahora van a ver a los robots de otra forma”, agrega.

Bender ya está participando en los ensayos de la obra y está siendo dirigido en la parte técnica por Luz Martínez y los estudiantes Gonzalo Olave y Rodrigo Muñoz.

Gonzalo Olave, Bender y Rodrigo Muñoz.

Gonzalo Olave, Bender y Rodrigo Muñoz.

 

Más información sobre Bender:
http://bender.li2.uchile.cl/
https://www.facebook.com/BENDER.UCHILE
https://twitter.com/benderuchile



Imprimir esta noticia Imprimir esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *