Go to Top

Jaime Salvo, TecnoExplora: “El desafío más grande es llegar con una tecnología disruptiva a una industria conservadora”

El pasado mes de octubre TecnoExplora, empresa que ofrece servicios tecnológicos de exploración para minería, fue reconocida en la convención de la National Angel Capital Organization (NACO), una importante agrupación de inversionistas canadienses, como la empresa extranjera más promisoria, lo que le facilita el acceso a mercados internacionales. Esta noticia nos llama la atención porque el gerente general y cocreador de TecnoExplora, Jaime Salvo, fue parte del AMTC durante sus tres primeros años de operación y formó equipo de trabajo con la investigadora titular Diana Comte en su proyecto de tomografía sísmica pasiva. De hecho fue TecnoExplora, una vez fundada en 2013, la que actuó como contraparte de la industria para el proyecto Corfo que dio más impulso al desarrollo de la tecnología.

-¿Cómo nació Tecnoexplora, hace cuatro años?

-Nos dimos cuenta de que nuestra idea loca de desarrollar tecnología para exploración necesitaba una empresa súper cercana, muy partner, que acompañara el proceso desde el inicio, que financiara todas las contrapartes que pedía Corfo, pero que además acercara la investigación a la industria para tener múltiples pruebas que nos permitieran entender cuáles eran los desafíos reales de la industria, y también tener contacto directo con los clientes y obtener el feedback.

-¿Qué apoyo ha recibido la empresa de parte de otras entidades, fuera del AMTC?

– Para nosotros ha sido clave nuestra relación con Fundación Chile. Ingresamos a su programa de aceleración a mediados de 2016, además ellos tienen una línea de minería bien fuerte. Entonces lo primero que hicieron ellos fue invitarnos a Canadá a la convención del NACO, nos patrocinaron. No fue fácil llegar, pese al patrocinio de ellos; tuvimos que postular y competir con empresas de todo el mundo para asistir. Finalmente NACO escogió a diez finalistas que pudieron mostrar sus negocios a inversionistas canadienses, y competimos con empresas norteamericanas, europeas, mexicanas, brasileñas. De todos ellos, los inversionistas canadienses nos eligieron a nosotros como la empresa extranjera de mayor potencial de crecimiento. Y eso fue gracias al patrocinio de Fundación Chile. También el Programa Nacional de Minería Alta Ley nos ha respaldado fuertemente, eligiéndonos como una de las tres mejores innovaciones de la industria minera el año pasado y recientemente con un reconocimiento durante la cena de la semana CESCO. Por otro lado, recientemente hemos ingresado como socio a Minnovex, asociación gremial que nos ha apoyado fuertemente con su modelo para potenciar la innovación y su red contactos. Por ejemplo, facilitaron que el Ministerio de Minería nos invitara al PDAC en Toronto, la mayor feria mundial de exploración del mundo.

-Aparte del premio, ¿eso significó un apoyo más concreto? ¿Como acceso a fondos, por ejemplo?

-No directamente. Estamos tomando con calma las oportunidades que se nos están presentando, y nuestra meta de mediano a largo plazo es llegar a fines de 2017 con algún tipo de actividad en Canadá, y para eso vamos a necesitar un proceso de levantamiento de capital, que queremos hacerlo directamente en Canadá, vinculado a NACO.

-¿Qué desafíos han tenido que enfrentar como empresa?

-El desafío más grande es llegar con una tecnología absolutamente nueva, disruptiva, a una industria conservadora. Entender cómo comercializar esa tecnología ha sido tremendamente difícil. Pero nos dimos cuenta al final de que la exploración es un tema estratégico. Entonces los tomadores de decisiones son los gerentes de primera línea, y a ellos son los que les interesa este tipo de tecnologías. Entonces, llegar a ese aprendizaje nos demoramos años, un montón de esfuerzo y muchas reuniones entre medio. Y por otro lado, probablemente estamos en el peor momento de la industria minera en años, donde lo único que quiere todo el mundo es reducir costos y no necesariamente invertir en tecnologías. Entonces mostrar que una nueva tecnología efectivamente va a bajar los costos tampoco es fácil. Pero no obstante todo eso hemos logrado demostrarlo y hoy día nos pasan cosas súper buenas como que nos hayan invitado a Canadá al PDAC, y estamos ahora llevando la tecnología, empujándola a mejorar la resolución y a cosas que antes, hace un par de años, jamás hubiéramos pensado.

-¿Alguna otra meta proyectada o anhelada o un camino trazado?

-Varios. Por ejemplo, este año nos gustaría estar aplicando la tecnología en cuatro faenas mineras, en Chile. Estamos trabajando para eso. Nos gustaría estar con presencia en Canadá de alguna forma, todavía no definimos bien cuál es el modelo de negocios, si es con una filial de TecnoExplora allá, o la casa matriz de TecnoExplora allá o más bien como un joint venture con otra empresa que sea la que operativice los servicios y nosotros desde acá hacemos el análisis de los datos. Eso es parte de lo que tenemos que definir este primer semestre. Lo segundo que tenemos como desafío para llegar allá es lograr un levantamiento de capital importante. Es caro estar en Canadá. Y por otro lado nos damos cuenta de que podemos potenciar nuestra gama de servicios con nuevas tecnologías, y para eso está MiREE, otro proyecto que realizamos junto al AMTC sobre realidad virtual para minería. También estamos desarrollando por cuenta propia un proyecto de video realidad virtual para medir una serie de indicadores dentro de una faena minera. Y así vamos a ir desarrollando nuevas tecnologías que nos permitan tener un portafolio de servicios bien completo. Todas con acompañamiento financiero de Innova Chile de Corfo, que nos ha permitido tener fondos para pagar a los profesionales, hacer visitas técnicas tanto en Chile como en el extranjero e ir quemando todos los procesos de protección y cosas por el estilo.

-¿Qué servicios está ofreciendo hoy TecnoExplora?

-En este momento ofrecemos dos tipos de servicios. Uno es de exploración, que puede ser tanto de brownfield como de greenfield. La ventaja de la tomografía sísmica, a la que le hemos puesto apellido para que no se confunda con otras técnicas geofísicas, le llamamos “tomografía sísmica pasiva de largo alcance”. Pasiva porque no requiere generar detonaciones para obtener ondas, y de largo alcance porque es la mejor técnica cuando uno quiere explorar superficies importantes. Entonces hoy día ofrecemos el servicio para áreas de 10×10 kilómetros. Y en ese tamaño de superficie no tiene comparación con ninguna otra. Entonces lo que hacemos es colocar las estaciones sismológicas en superficie, registrar microsismicidad durante tres o cuatro meses, analizarlos y encontrar el delineamiento geométrico de cuerpos intrusivos, analizar cuáles son las principales estructuras, determinar las fallas microsísmicamente activas y cobertura de capa de grava. Y el segundo servicio en que utilizamos la técnica lo hemos enfocado a calidad de la roca. La tomografía sísmica es una técnica que sirve muy bien para identificar una serie de índices de calidad de la roca, índices validados por la industria minera. Si uno toma testigos que ya tienen las minas, y miden el testigo, la propagación de ondas P y S puede calibrar un modelo en que le entrega al cliente un modelo de bloques indicando estos índices de calidad de la roca. Además, ofrecemos diversas soluciones geológicas y de evaluación de yacimientos.



Imprimir esta noticia Imprimir esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>