Go to Top

Centros de extensionismo tecnológico compartieron experiencias y plantearon desafíos para el futuro

La promoción de una cultura de lo colectivo en el emprendimiento, lo indispensable del apoyo estatal a la pequeña y mediana empresa y lo positivo que ha resultado para tales emprendimientos la existencia centros especializados en asesoría, fueron algunas de las conclusiones del encuentro de centros de extensionismo tecnológico (CET) “Mejorando la productividad de las PYMES”, ofrecido el viernes 25 de mayo por CORFO. El evento tuvo por objetivo dar a conocer cómo los 13 CET creados en los últimos dos años con el apoyo de CORFO en todo Chile han apoyado la gestión de las pequeñas y medianas empresas, haciendo crecer su productividad y utilidades.

Los CET tienen como objetivo proporcionar apoyo a las pequeñas y medianas empresas, para mejorar su productividad y competitividad, mediante asesorías en gestión y uso de tecnologías. Los CET chilenos están dedicados a distintos rubros de la producción (minería, agricultura, viticultura, turismo, manufacturas, etc.) y cuentan entre sus redes a universidades, gremios y asociaciones regionales. Entre ellos está el Centro de Extensionimo Tecnológico para Proveedores de la Minería, iniciativa encabezada por la Asociación de Industriales de Antofagasta y que tiene al AMTC entre sus colaboradores.

La jornada comenzó con una breve presentación de Sebastián Sichel, Vicepresidente Ejecutivo de CORFO, quien resaltó que la relación entre empresas y centros de extensionismo que ayudan a mejorar su gestión y productividad se da en un marco de “cultura de lo colectivo y lo rebelde, de romper el cerco de lo tradicional”. Añadió que el trabajo de superación propio de las PYMES debe contar con una metodología de apoyo desde el Estado y planteó los desafíos de CORFO concernientes a dichos centros: contar con 10 mil PYMES asesoradas a 2020, aumentar su productividad y convertirse en un referente latinoamericano de apoyo a las pequeñas y medianas empresas.

Tras presentaciones de casos de éxito de empresas asesoradas por centros de extensionismo, se presentó un panel moderado por la ejecutiva de proyectos de CORFO Alejandra Núñez, en el que participó Patricio Lazcano, Director del CET para Proveedores de la Minería. En la ocasión Lazcano celebró que CORFO haya instalado en Chile la idea de centros de extensionismo, la cual ha tenido éxito en países como Estados Unidos, Canadá, Australia y Alemania, e instó a que sean estos centros los que tomen la bandera de cambio en las empresas, habitualmente aquejadas de estructuras tradicionales y rígidas que les impiden innovar y mejorar. “Las empresas tienden a ser un poco conservadoras. Necesitamos la incorporación de nueva savia, jóvenes profesionales tanto de las universidades como de los centros técnico-profesionales, que se puedan propagar por las PYMEs, porque ahí hay un trabajo muy importante que hacer. La juventud está llamada a tomar un rol fundamental”, declaró.

Sobre la colaboración de universidades en los centros, afirmó: “Las universidades son claves en este proceso mutuo de transferencia tecnológica, al llevar al mundo real todo el trabajo de los centros de investigación y al interpretar los problemas de la industria”.

Y sobre el trabajo de los últimos dos años, Lazcano expresó su satisfacción: “Hemos posicionado la marca: la gente en Antofagasta ya sabe lo que es el Centro de Extensionismo, lo liga a la Asociación de industriales de Antofagasta, a CORFO y a las instituciones con las que estamos trabajando, en eso el saldo es positivo. También nos queda mucho por avanzar, hay empresas que cubrir, pero las cerca de 80 empresas en las que hemos intervenido con asistencia técnica ya nos han dado su aprobación”.

Patricio Lazcano, Director de CET Minería.

Patricio Lazcano, Director de CET Minería.

El encuentro finalizó con una presentación del profesor Edward Hill, de la Universidad Estatal de Ohio y experto en políticas públicas, quien resaltó la importancia de que el Estado, mediante el Gobierno central o Gobiernos locales, apoye a las empresas pequeñas “de base”. Añadió que el gran desafío de los CET es convertirse en asesores valorados y dignos de confianza por parte de los negocios manufactureros y que la efectividad de tales centros debe medirse por cuatro parámetros: costos ahorrados; inversiones realizadas; ventas conservadas y nuevas, y empleos conservados y generados.



Imprimir esta noticia Imprimir esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *