Go to Top

Impulsar la competitividad de la minería nacional

Columna del Director Ejecutivo del AMTC, Javier Ruiz el Solar, publicada el 10 de agosto de 2018 en el suplemento especial “Día del minero” de El Mercurio.

Los desafíos de la minería nacional son de gran envergadura y requieren ser abordados en forma colaborativa por los distintos actores de la industria: empresas mineras, empresas proveedoras, universidades y centros de investigación. Por este motivo, en los últimos años se han desarrollado iniciativas público privadas orientadas a fortalecer el ecosistema de innovación nacional y aumentar su competitividad. Algunas de las más relevantes son el Programa Nacional de Minería Alta Ley, con su Roadmap Tecnológico; la Alianza Valor Minero y los Consorcios Tecnológicos financiados por CORFO vinculados a proyectos para la minería. Es por esto que, como Centro Avanzado de Tecnología para la Minería, AMTC, hemos querido tomar un rol activo en estas instancias, pues sentimos que es nuestro deber contribuir con las mejores capacidades al cumplimiento de sus objetivos.

Sin duda, el propósito de aumentar progresivamente la productividad en la industria minera ha servido como puntapié para la generación de nuevas tecnologías que permitan reducir costos, mejorar estándares operacionales, aumentar la seguridad, lograr un trabajo armónico con las comunidades, y reducir el impacto ambiental de las operaciones, entre otros. Lo anterior resulta fundamental para que la minería nacional mantenga su posición a nivel mundial y no pierda espacios en materia de innovación. Razones suficientes que han llevado al AMTC a trabajar colaborativamente en modernizar al sector minero.

En este contexto nuestro Centro participa activamente en tres consorcios tecnológicos de reciente creación. El primero busca la creación del Centro Nacional de Pilotaje para la minería (CNP), el cual permitirá habilitar espacios de prueba para los proveedores de tecnología minera. La inexistencia de espacios de prueba se ha identificado como una de las falencias importantes de nuestro ecosistema de innovación. Los otros dos consorcios en los cuales participamos abordan desafíos relacionados con la existencia de relaves. El primero investiga cómo reprocesar los relaves existentes en el país para, de esta forma, poder recuperar elementos de valor desde estos depósitos, mientras que en el segundo desarrollamos metodologías para monitorear la estabilidad física de los relaves y, por consiguiente, crear índices de estabilidad y criterios de aceptabilidad que tengan en consideración el marco regulatorio vigente.

Complementariamente hemos desarrollado un portafolio de tecnologías que impactan directamente en el quehacer minero, en los ámbitos de la exploración, el modelamiento de yacimientos, la planificación y el diseño minero, el procesamiento de minerales, la metalurgia extractiva, la automatización de distintos procesos y actividades, y la reducción del impacto ambiental de estas. En los ámbitos mencionados trabajamos estrechamente con las empresas de la gran minería chilena, desarrollando soluciones que aborden sus desafíos específicos.

Pero, además, hemos puesto un foco importante en la mediana minería, debido a la existencia de una brecha bastante grande entre las soluciones en uso en la gran minería y aquellas utilizadas en la mediana, por lo que contamos con proyectos enfocados en mejorar la competitividad de este sector productivo y, por consiguiente, aumentar su productividad. Menciono dos ejemplos. El primero es MineRoc, que consiste en una plataforma tecnológica que encapsula herramientas para el análisis de estabilidad geotécnica, las cuales permiten mejorar el diseño de explotaciones subterránea de la mediana minería, principalmente las de sub-level stoping.  Este proyecto se encuentra en su fase de prueba bajo condiciones de casos reales locales y empaquetamiento tecnológico en colaboración con Mina Candelaria y Pucobre.  El segundo ejemplo es el de navegación y carga autónoma de equipos LHD, tecnología diseñada explícitamente para ambientes dinámicos como los de la mediana minería. Esta tecnología, desarrollada en colaboración con la empresa proveedora alemana GHH, ha sido probada en la Compañía Minera San Gerónimo, donde ha demostrado un excelente desempeño en el aumento de la productividad y en la disminución de riesgos de accidentes en la operación minera. El sistema se encuentra en proceso de empaquetamiento para ser transferido a la empresa GHH, que lo comercializará.

En síntesis, como principal centro nacional de investigación en el ámbito minero, asumimos como un deber nuestra participación en iniciativas colaborativas nacionales, y desde estas, el desarrollo de tecnologías que abordan los desafíos de la minería nacional.



Imprimir esta noticia Imprimir esta noticia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *