Go to Top

Brian Townley: “El desafío es extraer cobalto a un costo y beneficios razonables”

Un llamado a extraer y recuperar cobalto desde la minería de otros minerales, en lugar de considerarlo desecho para relaves, hizo el Dr. Brian Townley, geólogo e investigador asociado académico del Advanced Mining Technology Center, uno de los oradores del evento Chile Explore Congress, realizado en Santiago el 10 y 11 de octubre.

El profesor Townley expuso la ponencia “Cobalt Mineral Resources in Chile: Exploration & Mining Potential” (“Recursos minerales de cobalto en Chile: exploración y potencial de minería”), en donde detalló el origen geológico de los yacimientos de cobalto en Chile, mineral que se explotó consistentemente en nuestro país hasta 1944. El cobalto, uno de los subproductos de la minería del cobre y del oro, era hasta hace poco descartado en relaves por ser considerado de poco valor.

Sin embargo, el Dr. Townley advierte que esta tendencia ahora está cambiando gracias al auge de la electromovilidad, ya que el cobalto es uno de los ingredientes para fabricar baterías eléctricas. De hecho, se estima que en 2030 la demanda mundial por este mineral será de 7 millones de toneladas métricas para la fabricación de baterías de ion-litio.

Además informó que en las regiones de Atacama y Coquimbo se encuentran grandes extensiones de terreno que contienen cobalto, como los distritos San Juan, Carrizal Alto y Tambillos, pero por su cantidad solo podrían ser explotadas por la pequeña y mediana minería.

El Dr. Townley insistió en que es posible extraer el cobalto desde los yacimientos minerales de cobre y oro en vez de tratar de recuperarlos desde los relaves, pero ello supone un desafío: encontrar una manera de lidiar con yacimientos y procesos pirometálicos para extraer cobalto como subproducto a un costo razonable que produzca beneficios económicos atractivos.

El académico añadió que, como muestra del creciente interés por reactivar la explotación de cobalto, empresas mineras están retomando trabajos de exploración y que se evalúa hacerlo a gran profundidad, considerando que en la década de 1940, cuando el mineral se usaba en aleaciones de acero, las exploraciones se hacían tomando muestras de máximo 200 metros de profundidad. Concluyó diciendo que además de los mencionados distritos San Juan, Carrizal Alto y Tambillos, debería considerarse exploración en la alta cordillera de Los Andes en el centro y centro-sur de Chile, a lo largo de la frontera con Argentina por sus rocas volcánicas y sedimentarias producidas en la era del cenozoico.



Imprimir esta noticia Imprimir esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *