Go to Top

Equipo de robótica del AMTC obtiene el segundo lugar en la RoboCup 2019

  • Los participantes chilenos superaron su marca de 2018, cuando obtuvieron en tercer lugar.
  • El equipo compitió en la categoría “At Home”, focalizada en robots sociales y de asistencia hogareña.

Maqui, el robot de servicio modelo Pepper del Advanced Mining Technology Center (AMTC) de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) de la Universidad de Chile, obtuvo el segundo lugar en la competencia internacional RoboCup 2019 en la categoría “At Home”, evento realizado en la ciudad de Sydney, Australia.

El equipo, compuesto en su mayoría por estudiantes del Departamento de Ingeniería Eléctrica (DIE) y liderado por el profesor Javier Ruiz del Solar, director ejecutivo del AMTC, mejoró su marca superando el tercer lugar obtenido, en la misma categoría, en la RoboCup 2018 realizada en Montreal, Canadá. Los competidores chilenos solo fueron superados por el equipo de la Universidad de Tecnología de Sydney.

“Esta es la tercera vez que participamos como equipo de robótica en un mundial de esta categoría. En nuestro primer intento, el 2017, ocupamos el quinto lugar pasando, luego al tercero hasta conseguir lo que tenemos ahora, un segundo escaño en el podio. Para nosotros es un trabajo de mucha dedicación, estudio, sacrificio y esfuerzo, porque es una competencia súper dura con rivales de grandes universidades de gran experiencia. Sin embargo, nos gustaría mantenernos en los próximos años, incluso tenemos las expectativas de avanzar en los siguientes campeonatos para poder conseguir, algún día, el tan anhelado primer lugar”, enfatiza Giovanni Pais, estudiante de sexto año del DIE.

Y agrega: “La categoría en la que participamos estaba compuesta por seis países: China, Suecia, Australia, Colombia, Francia y Chile. La competencia consiste en que todos los competidores tienen la misma plataforma y el mismo robot. Pero donde se marca la diferencia es en la programación del comportamiento de las máquinas para las distintas pruebas impuestas por la RoboCup. Es una competencia donde cada robot debe desempeñar diferentes tareas relacionadas con el hogar o de servicio con los humanos. Aquí, el equipo que obtenga más puntos en cada misión ejecutada podrá avanzar a la siguiente fase hasta llegar a la final”.

El desafío por el que el equipo chileno logró más puntos se desarrolló en un escenario que simulaba el living de una casa. Allí el robot debía actuar como un anfitrión: parado frente a una puerta, debía oír que tocaban y, ante esa señal, invitar a pasar al visitante. Luego debía hacer algunas preguntas al recién llegado, guiarlo hacia un sofá donde ya estaba sentada otra persona, indicarle un sitio vacío e invitarlo a sentarse.

Rodrigo Salas, estudiante de cuarto año del DIE, comenta sobre su experiencia en Australia: “Participar del evento fue una instancia muy enriquecedora, porque uno puede programar códigos de funcionamiento para un robot, pero es muy difícil pasar de la aplicación a la práctica estando bajo presión en una competencia, porque nos podemos encontrar con 500 problemas a la vez, los cuales debemos resolver en un tiempo muy limitado con el equipo que está dividido en dos partes: quienes viajamos a la competencia y los que se quedaron en Chile entregando soporte técnico a distancia desde el laboratorio de robótica, con el objetivo de finalizar el mayor número de pruebas con éxito a nuestro favor”.

Giovanni Pais, Lukas Pavez, Francisco Leiva y Cristopher Gómez.

Giovanni Pais, Rodrigo Salas, Francisco Leiva y Cristopher Gómez.

Lukas Pavez, alumno de quinto año del Departamento de Ciencias de la Ingeniería en Computación (DCC), quien trabaja en la actualización del sistema operativo de Maqui, afirma: “En el laboratorio realizamos distintos tipos de trabajos y siempre se aceptan estudiantes de todas las carreras, en su mayoría son de Ingeniería Eléctrica, pero yo soy de Computación. Hay compañeros que son del plan común de ingeniería, de mecánica, incluso hay estudiantes de otras facultades como la Facultad de Arquitectura y Urbanismo. En el laboratorio son todos bienvenidos, lo importante es que tengan el interés en trabajar en equipo y aprender las diferentes labores que se realizan para darle vida al proyecto que se trabaja en el laboratorio”.

La RoboCup es una competencia internacional creada en 1997, que busca impulsar el desarrollo de la robótica usando primeramente el fútbol como herramienta de desarrollo. Es en este contexto en donde se realizan avances y pruebas en campos como reconocimiento de imágenes, localización, toma de decisiones basadas en información del entorno, trabajo colaborativo y mecánica motriz, entre otros. La próxima versión se realizará en julio de 2020 en Francia.

El trofeo del segundo lugar obtenido en la RoboCup 2019.

Texto original: Comunicaciones DIE



Imprimir esta noticia Imprimir esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *